h (eich) suena:

(1) Al principio de sílaba parecida a la j española pero más suave: hot (joot) — caliente; adhere (adjíar) — adherirse.

(2) Se combina con la s, la t, la g y la p de lo cual se tratará más adelante.

Nota: La h es muda en algunos vocablos; honest (ónest) — honrado; honor (óner) — honor; heir (éar) — heredero.

 I. La vocal i (ái) suena:

(1) Como su denominación ái en algunos monosílabos y particularmente cuando va entre consonantes seguida la última de éstas por e muda; fight (fáit) —pelea, pelear; sigh (sái) —suspiro, suspirar; mice (máis) —ratones; swine (suáin) —marrano, cerdo.

(2) Como i española pero muy breve generalmente entre consonantes: sin — pecado; sing — cantar; it — ello, lo, la.

(3) Como la e francesa descrita en el número (3) al tratar de la e. La i tiene este sonido cuando va seguida de la r al final de la sílaba: Sir (ser) —señor; firm (ferm) —firme, firma o razón social; first (ferst) —primero; bird (berd) —pájaro.

(4) Como una i española de sonido prolongado. Tiene este sonido particularmente en vocablos que vienen de lenguas latinas: marine (maríin) — marino; valise (valíis) —maleta; ravine (ravíin) — barranco, desfiladero; magazine (magasíin) — almacén, depósito de armas de fuego o de munición; revista mensual.

J. La consonante j (Yéi) suena:

(1) Parecida a la Y (ye) pronunciada en muchas partes de la América Latina pero aún más fuerte; enjoy (enYói) — gozar; joy (Yoi) — alegría; just (Yost) — justo. Se indicará este sonido por una ‘Y’ mayúscula.

NO TOTES–